jueves, 10 de marzo de 2011

“Cuando El Amor Se Acaba”




Hoy desperté sobre el piso de la casa

Respiraba a soledad y a nostalgia

Y busque tu aroma

Y ya no estabas.

De borracho tal vez

No alcancé a llegar a la cama.



Tu partida hoy me sabe amarga

Recuerdo en mí divagar

Que quise detenerte

Mi voz sonó como un eco

Y tú guardaste silencio

Y se perdió mi voz en mi huerto.



Cuando el amor se acaba

Hay uno que sale perdiendo,

La casa se hace fría y solitaria

Y te matan los recuerdos.

Que hago yo ahora

Si ya no te tengo

Como voy a dormirme

Si mi cielo se puso negro.



El hombre, macho agreste

Que jamás lloro una despedida

Hoy se pierde en la tristeza

Añorando esposa y crías.

Que al llegar a casa

Recorre una a una las piezas

Y ya no queda nada

De los hijos y la vieja.



Recorro con la mirada

Cada rincón de nuestra casa

Y me duele toda el alma

Y hoy después de haberte perdido

Me doy cuenta

Que sin ti no soy nada.



Puedo decirte amor, mi cielo

Y se que mis dulces palabras

No ablandarán tus pechos.

Ya nada puedo hacer yo

Si fue culpa mía

Que tu amor se fuera muriendo

Como voy a pedirte ahora

Tu regreso.



Como, no tenga como hacerlo

Si he sido el culpable de tu partida

Y sin regreso.

Solo me queda de ti un sabor amargo

El que hizo que nuestro amor

Se fuera muriendo.

Y te dejo, ya no quiero agobiarte

Solo puedo decir en mi favor

Que de tu amor me di cuenta

Cuando ya era tarde,

Creyendo ser tu dueño

Y que cada error

Siempre ibas a perdonarme.



Hoy me doy cuenta que te amo

Pero ya es muy tarde

Buscara otro amor, otros brazos

Que sabrá bien amarte.

Y yo muerto de celos

Te pediré que me perdones

Pero no pediré tu regreso

Aunque me muera por dentro

Nada me debes

Soy yo el que te queda debiendo.

Los años de dolor

En donde te fuiste muriendo.

Fin

Derechos reservados: Adán Maimae










































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada